la atención: koan para meditar

 

Te dejamos un nuevo Koan de nuestra serie de Koans para ayudarte a meditar. Como ya contábamos en otros artículos los grandes maestros suelen centrar sus meditaciones en la recitación de Koans y esperan respuestas centradas en la intuición. Aquí va el de hoy:

 

 

– Maestro, ¿qué hay que hacer para aprender el arte de la espada?

– Hay que poner atención.

– ¿Sólo eso?

– No, hay que poner atención y más atención.

– ¿Sólo hace falta eso?

– No, hace falta atención, más atención y más atención.

Se trata de la atención constante. Como un tigre al acecho, con una vigilancia incesante, acechas, observas tu ser. Observas tus valores. Observas tu verdad con el deseo insaciable de alimentarte a ti mismo. No lo haces de manera egoísta. Buscas nutrirte de tu ser verdadero, pues en él se encuentra el ser verdadero del Universo.

En esta observación de todos los instantes, el descubrimiento del menor defecto te alegra. Lloras de emoción al pensar que puedes corregirlo. Vas a poder superarlo. Es un trabajo que tu ser esencial te impulsa a hacer.

Descubre defectos, pero puedes también descubrir valores.

¿Cuál es mi consejo? Medita, medita y medita, ahí estarás potenciando tu atención.

Share This